Google dejará de usar el historial de su navegador para la orientación de anuncios

Hoy, Google hizo el sorprendente anuncio de que dejará de usar su historial de navegación para el seguimiento de anuncios. Además, Google comenzará a cambiar sus tácticas para rastrear su uso específico de todos sus productos.

Esta es una gran noticia para los defensores de la privacidad y representa el cambio más grande en el modelo comercial de Google que jamás hayamos visto.

El modelo de negocio principal de Google es engañosamente simple. Usted navega por la web, Google lo rastrea y luego Google vende esos datos a los anunciantes. Es lo que ha convertido a Google en una de las empresas más exitosas de toda la existencia humana.

Sin embargo, la compañía anunció hoy que cambiará todo ese modelo en un futuro cercano. Según una publicación de blog de David Temkin, director de administración de productos, privacidad de anuncios y confianza en Google, la compañía dejará de usar su historial de navegación con fines de seguimiento de anuncios. Además, la empresa eventualmente dejará de crear herramientas para rastrear sus datos individuales en todos sus productos. Esto incluiría los innumerables servicios de Google y, en teoría, su teléfono inteligente Android.

En la publicación, Temkin dice específicamente lo siguiente: “Las personas no deberían tener que aceptar que las rastreen en la web para obtener los beneficios de la publicidad relevante. Y los anunciantes no necesitan realizar un seguimiento de los consumidores individuales en la web para obtener los beneficios de rendimiento de la publicidad digital».

Si bien eso suena perfectamente cuerdo y razonable, es notable escuchar a alguien a cargo de Google decirlo.

Seguimiento de anuncios: ¿Cómo ganará dinero Google ahora?

Seamos perfectamente claros: Google todavía va a extraer datos de sus usuarios y usarlos para vender anuncios. Punto final. Sin embargo, esta nueva política significa que no profundizará específicamente en usted para agregar esos datos.

En cambio, Google espera utilizar API centradas en la privacidad para hacer el trabajo. Estas API agrupan a los usuarios en categorías específicas y luego monitorean esas categorías en un sentido macro. En otras palabras, contribuiría con sus datos de uso a un grupo de usuarios similares, y luego Google vendería esos datos mixtos.

Como ejemplo, digamos que es un visitante frecuente de un sitio web sobre pinturas de gatos. Sus datos se combinarían con otros visitantes de ese sitio. Entonces, Google podría decirles a los anunciantes, «a las personas a las que les gustan las pinturas de gatos también les gustan estos otros sitios y productos». Entonces, los anunciantes podrían enviar anuncios a ese grupo. En ningún momento se examinarán o registrarán sus datos específicos.

¿Cuándo sucederá esto?

Según la publicación del blog, las pruebas para las API basadas en FloC comenzarán el próximo mes. Luego, en el segundo trimestre de 2021, Google comenzará a probar los datos obtenidos de esas API con los anunciantes. Además, en abril de este año, los usuarios obtendrán acceso a nuevos controles de privacidad dentro de Chrome que se relacionarán con estas nuevas políticas.

Si bien todo esto es muy sorprendente, no es totalmente inesperado. Con el creciente escrutinio que enfrenta Google desde la UE, así como los movimientos de Apple para hacer de los iPhones el bastión de la privacidad, Google no podría continuar con sus modelos actuales para siempre. Es probable que este sea el comienzo de cambios graduales en las políticas de seguimiento de anuncios de la empresa en todos los ámbitos. Con suerte, esto dará como resultado una web más privada, así como más garantías de privacidad al usar cualquier producto de la marca Google.