Frontline COVID-19 coronavirus warriors such as health workers, patients ambulance drivers, crematorium workers, wearing Personal Protective Equipment (PPE) suits hold Indian national flags as part of the Independence Day celebrations in Kolkata on August 15, 2020. - India's Prime Minister Narendra Modi issued a new warning to China over deadly border tensions on August 15, using his most important speech of the year to promise to build a stronger military. (Photo by Dibyangshu SARKAR / AFP) (Photo by DIBYANGSHU SARKAR/AFP via Getty Images)

India está a punto de hacer una gran apuesta por los datos de salud . El país ha anunciado planes (a través de NDTV ) para dar a cada indígena una tarjeta de «identificación de salud» que almacena información médica como afecciones y recetas en una «base de datos común». Los médicos y farmacias lo actualizarán con cada visita física o virtual. Idealmente, nunca tendría que informar a los médicos sobre su historial o preocuparse de que le receten un tratamiento contradictorio.

El gobierno es al menos algo consciente de los problemas de privacidad. Los propietarios de tarjetas tendrían que otorgar acceso temporal a sus datos con cada uso, idealmente previniendo abusos y problemas de seguridad.

Todavía existen algunas preocupaciones sobre la seguridad de los datos. Si alguien roba su tarjeta, ¿puede acceder y manipular su información? De hecho, la medida también plantea dudas sobre la seguridad de la base de datos y las posibles dificultades si no tiene su tarjeta en caso de emergencia.

No se mencionó un período de tiempo para cuando las tarjetas estarían listas. La medida se produce justo cuando India quiere que todos los pueblos del país estén conectados con cable de fibra óptica en los próximos 1.000 días.

Ciertamente hay presión para repensar los datos. India se ha visto muy afectada por la pandemia de COVID-19, con decenas de miles de nuevas infecciones por día. Las tarjetas de identificación de salud no necesariamente estarán listas a tiempo para abordar de manera significativa el COVID-19, pero podrían ayudar a contener enfermedades similares al garantizar un tratamiento constante y la entrega de vacunas. Sin embargo, esto supone que el sistema de tarjetas funciona tan bien como se prometió, y con casi 1.400 millones de personas, ese es un desafío abrumador.