¿Por qué jamás debes colocar metal en el horno de microondas?

Imagine que inmediatamente después de despertar y levantarse de la cama, decide calentar un determinado comestible en el horno de microondas para el desayuno. Pones el tazón en el aparato, presionas el botón de comienzo y de pronto te entra el pavor cuando ves un curioso fenómeno de chispas afines a mini fuegos de artificio explotando. ¿La causa de todo esto? A continuación te lo decimos.

Si bien las películas pueden hacerte pensar que este extraño escenario eléctrico puede llevar a una explosión del aparato y todo lo demás. Lo cierto es que poner una cuchara en el horno de microondas no es algo tan violento, si bien da un tanto de temor. ¿Mas por qué razón precisamente los objetos hechos de metal producen chispas cuando son sometidos al calentamiento de uno de los electrodomésticos más icónicos del siglo veinte?

Entendiendo de qué forma funciona un horno de microondas

Para contestar a eso, primero debemos comprender de qué manera marcha un microondas. Puesto que bien, para marchar, ese pequeño aparato eléctrico depende de un dispositivo llamado magnetrón, que es esencialmente un cilindro conectado a una fuente de alta tensión. Este magnetrón dirige los Microondas a la caja de metal donde se ponen nuestros comestibles. Por su parte, estas ondas reflejan las paredes de metal internas del horno y pasan por el papel, vidrio y plástico, mas son absorbidas por el alimento.

Más particularmente, esas ondas son absorbidas por el contenido de agua de el alimento. Esta absorción hace que las moléculas fluctúen cara adelante y cara atrás. Creando calor y cocinando el alimento de adentro cara afuera o bien uniformemente, en dependencia de dónde esté el agua. Para cada material, existen frecuencias particulares en las que puede absorber las microondas particularmente bien. Siendo veinticinco gigahertz la frecuencia para el agua. Como la mayor parte de las cosas que comemos poseen cierta cantidad de agua, estos comestibles absorben energía de los microondas y se calientan.

Curiosamente, dos con cinco gigahertz no es la frecuencia más eficaz para calentar el agua. En verdad, esa frecuencia se volvió estándar por el hecho de que la compañía que ideó el microondas, Raytheon, apreció que las frecuencias enormemente eficaces eran «demasiado buenas» en su trabajo. De este modo, el agua en la capa superior de un comestible muy líquido, como una sopa, absorbería todo el calor. Con lo que solo los primeros centímetros de el alimento se calentarían, dejando buena parte de el alimento completamente fría.

Sí, mas ¿por qué razón los objetos de metal «liberan chispas» en el microondas?

Ahora que comprendemos el funcionamiento básico del microondas, vamos a abordar el tema primordial del artículo. Puesto que bien, cuando las microondas interaccionan con algún material metálico. Los electrones en la superficie de ese material acaban siendo «rociados». En la práctica, eso no causa ningún inconveniente si el metal está todo «llano». Mas en los casos en que hay un borde, como en los dientes de un tenedor, las cargas pueden acumularse y dar sitio a una alta concentración de voltaje.

Si la concentración de voltaje es suficientemente alta, la carga ejercida puede «arrancar» un electrón de una molécula en el aire, creando una chispa y una molécula ionizada (o bien cargada). Las partículas ionizadas absorben microondas aun más de manera fácil que el agua, conque una chispa determinada aparece, más microondas son absorbidas, ionizando todavía más moléculas. Haciendo que la chispa medre y se transforme en una suerte de «bola de fuego».

Generalmente, este acontecimiento solo puede generarse con objetos metálicos con bordes irregulares. De ahí que, si tomas una hoja de aluminio y la pones en un círculo plano, es posible que no se encienda. No obstante, si envuelves exactamente la misma hoja de aluminio para hacer una pequeña bola, te percatarás de que se va a encender rapidísimo.

Por consiguiente, el metal en sí no es la única razón por la que se generan chispas. En vez de eso, es la manera del objeto la que verdaderamente es la primordial culpable. Objetos con bordes más limpios ocasionan chispas más refulgentes, al paso que aquellos con bordes redondeados son más seguros. No obstante, es esencial dejar en claro que emplear cualquier clase de metal para calentar comestibles no es una gran idea, salvo que desees terminar con las manos quemadas.

¿Esas chispas pueden ocasionar algún inconveniente al horno de microondas?

Si ese «espectáculo de chispas» ocurre muy con frecuencia, verdaderamente puede abrasar pequeños agujeros en la pared de metal del microondas, destrozando de esta forma el aparato eléctrico. En verdad, eso puede hacer que el horno de microondas sea prácticamente disfuncional, reduciendo significativamente la» expectativa de vida » de este aparato de cocina.

Por otra parte, se puede destacar que ciertas sopas, pizzas y tartas de microondas se envasan con una fina capa metálica bajo una tapa no metálica. Fundamentalmente, los fabricantes hacen eso pues saben realmente bien que el alimento atrapada contra el metal tiende a ser cocida considerablemente más veloz. No obstante, si dejas esos envases en el microondas por unos minutos más de lo que deberías, podrían incendiarse.