Putin firma la 'Ley rusa de Internet' para desconectar a Rusia de la World Wide Web

Según informó la agencia de noticias TASS de Rusia, «el presidente ruso, Vladimir Putin, firmó la ley sobre el funcionamiento estable de Internet ruso (Runet) en caso de que esté desconectado de la infraestructura global de la World Wide Web».

Según la legislación, suponiendo que realmente funcione en la práctica, el gobierno lidiaría con las «amenazas al funcionamiento estable, seguro e integral de la Internet rusa en el territorio ruso» al centralizar «la red general de comunicaciones».

Dicho de manera más simple, la ley establece planes de tren para un sistema de nombre de dominio (DNS) alternativo para Rusia en caso de que esté desconectado de la World Wide Web, o, se supone, en el caso de que sus políticos consideren que la desconexión es beneficiosa. Los proveedores de servicios de Internet se verían obligados a desconectarse de cualquier servidor extranjero, confiando en cambio en el DNS de Rusia.

El regulador estatal de medios de Rusia y sus compañías de tecnología líderes han expresado su apoyo a la medida, aunque lo que realmente se piensa está lejos del brillo de los medios (controlados por el público) es difícil de decir. Se puede suponer que esto es más retórico que realpolitik y será mucho más difícil de realizar lo que han sugerido los políticos.

La nueva ley proporcionaría un control central de todo el tráfico de Internet y, en esencia, eliminaría la necesidad de enviar y recibir datos de servidores extranjeros. Este control introduciría claramente el monitoreo del tráfico y la censura absoluta de los sitios que podrían ser visitados por los usuarios rusos.

De acuerdo con el Moscow Times, «Rusia según los informes llevó a cabo ejercicios a mediados de 2014 para probar la respuesta del país a la posibilidad de que Internet está desconectado de la web.

Ley Rusa de Internet

Las pruebas secretas según los informes mostraron que el aislamiento de la Internet rusa es posible, pero eso «Todo» volvería a estar en línea en 30 minutos».

El Financial Times comentó que «el proyecto de ley, que entrará en vigor el 1 de noviembre, requiere que los proveedores de servicios de Internet filtren todo el tráfico a través de nodos especiales bajo el control de Roscomnadzor, el censor de Internet del Kremlin. El Kremlin obligará a los ISP y otros servicios de comunicaciones a probar el sistema en un momento no especificado a finales de este año».

La ley, publicada por primera vez a fines del año pasado, se considera una respuesta a la estrategia de Estados Unidos de controlar a los malos actores nacionales en el ciberespacio. Ya hay restricciones importantes para los usuarios de internet en Rusia, con muchos sitios web bloqueados y el uso de redes privadas virtuales prohibidas.

Freedom On The Net 2018  informó que «i nternet freedom se redujo en Rusia por sexto año consecutivo, luego de los esfuerzos del gobierno por bloquear la popular aplicación de mensajes Telegram y numerosas propuestas legislativas destinadas a restringir el anonimato en línea y aumentar la censura».

Rusia y China a menudo se agrupan cuando se trata del análisis de las amenazas cibernéticas, y ahora los rusos están preocupados de que su país esté avanzando por el mismo camino que China ha tomado hacia la censura y el aislamiento. Según los informes de los medios de comunicación, la mayoría de los rusos se oponen a la «Ley de Internet soberana». Putin, sin embargo, es inmóvil.