¿Ya conoces la verdadera historia de Anastasia?

Anastasia Romanov nació el 18 de junio de 1901, siendo la cuarta hija del zar Nicolau II y su esposa, zarina Alexandra. Pese a la enorme dicha por el nacimiento de otra hija, había una enorme tristeza en el aire. Por el hecho de que el zar se preocupaba por el hecho de no tener ningún hijo hombre para heredar su corona.

Mas en 1904 todo se resolvió por el hecho de que nació el Zarevich Alexei. Mas, desgraciadamente, Alexei padecía una enfermedad genética llamada hemofilia, por lo que siempre parecía enfermo.

Anastasia era lo opuesto, daba la sensación de que la pequeña sabía que debía haber nacido pequeño para agradar a su padre, estaba llena de vida, vivía haciendo bromas, y tampoco se preocupaba por su apariencia o bien su ropa. Si eres bueno en historia, debes haberte dado cuenta de que tu nacimiento ocurrió en un periodo sensible en Rusia, en 1917 la Revolución Rusa explotó, transformando a la familia imperial rehén de los bolcheviques en el mes de abril del año siguiente.

Entonces, el 17 de julio de 1918, los Romanov fueron lúcidos y llevados al sótano bajo vigilancia de Yakov Yurovsky. Hasta ese momento todo parecía ir parcialmente bien, solo tomarían una fotografía para demostrar que todavía estaban vivos y sanos.

Desafortunadamente, apenas sabía el ex zar Nicolás que en el cuarto de al lado tenían soldados preparando sus armas para efectuar una de las más tristes y enigmáticas ejecuciones de la historia. A las 2:30 de la mañana Yakov ordenó que la Comisión de guardias se presentase en el sótano y leyó el próximo pronunciamiento: «viendo que el hecho de que sus familiares prosiguen atacando la Rusia Soviética, el Ural Executive Committe decidió ejecutarlo.

«Y de esta manera ocurrió, los disparos empezaron… golpeando al monarca en la cabeza y en el pecho, muriendo por un instante. Cuando el humo se disipó, fue posible ver que 3 de las hijas del zar proseguían de pie, vivas y sangrando. Pues llevaban en sus ropas muchos diamantes que rebotaban la munición.

Tras eso, Yokov ordenó que se usaran bayonetas para matar a cada uno de ellos de los supervivientes, conque acabó con la familia Romanov. Para deshacerse de los cuerpos, fue preciso llevarlos a un bosque lejano a fin de que no pudiesen percibir liturgias o bien ser tratados como mártir.

Ya estaba prácticamente amaneciendo cuando los cuerpos fueron lanzados a una fosa común. Para eludir que la familia fuera reconocida los soldados lanzaron ácido y también incendiaron los cuerpos. Mas tardaron más de 7 horas en incendiarse a fin de que solo quedase el hueso, lo que no ocurrió. No obstante, no toda la familia fue llevada allá, ¡realmente los restos de Anastasia y Alexei no estaban! Este traje abrió la posibilidad de que la pequeña todavía estaba viva.

Pronto aparecieron muchas posibles Anastasia, la más conocida fue Anna Anderson que recibió mucho relieve entre 1920 y 1922, por el hecho de que contaba su historia con detalles increíbles. Conforme contaba, se había fingido fallecida entre los cuerpos de su familia y consiguió escapar merced a un soldado que sintió lástima por ella.

De este modo empezó una enorme batalla judicial que se extendió a lo largo de décadas hasta el momento en que fue archivada. Anna murió en 1984 y exámenes de ADN efectuados solo en 1994 revelando que esta mujer jamás podría ser Anastasia. Esta historia fue suficiente a fin de que el pueblo ruso esperase que la princesa estuviese viva, estaba bien y no había sufrido ese horror.

Asimismo sirvió de inspiración para el enorme éxito de Fox llamado Anastasia 1997 que cuenta la historia de Anya, una joven huérfana que no recuerda su pasado y que todos conocemos. No obstante, en 2007 los cotilleos acabaron cuando se hallaron 2 esqueletos a sesenta metros de el sepulcro original. Uno de un pequeño de doce a quince años y una joven de diecisiete a diecinueve años. Se hicieron pruebas de ADN que probaron que eran los hijos del zar Nicolás. Por último Alexei y Anastasia pudieron reposar.